Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

El 2016 está siendo un invierno suave tanto meteorológicamente como en términos de invernada de aves acuáticas en Cataluña. Durante la invernada, se añaden a las poblaciones sedentarias aquellas que pasan la temporada fría en nuestras latitudes.

En un invierno frío, Cataluña acoge grandes cantidades de especies acuáticas y marinas procedentes de Europa central y septentrional, así como algunas del Mediterráneo Oriental. Sin embargo, cada vez más algunas especies modifican sus hábitos y se detectan menos especies raras o escasas, de distribución muy septentrional, que no llegan a bajar en nuestras latitudes debido a la benignidad del invierno a sus climas.

Para estudiar el efecto de las temperaturas en los pájaros, y ponderar también el efecto que tiene la gestión local de cada especie, el Departamento de Territorio y Sostenibilidad lleva a cabo el censo invernal. Aunque todavía no se dispone de todos los datos, las evidencias observadas permiten hacer un primer análisis.

Los patos y fochas explican la gestión local en el marco de un invierno suave

A igualdad de condiciones meteorológicas para todos, el número de patos, siempre asociado al frío, se explica por las condiciones de cada una de las diferentes zonas de invernada catalanas.

En las comarcas de Lleida se da un moderado incremento del 10% respecto del 2015, pero del 6% sobre la media de los censos 2001-2016. El papel del Clot de la Unilla ha sido importante. Este humedal temporal presenta un grado de inundación importante que ha atraído 1.106 patos, casi un 20% del total de Lleida. Esta cifra supera incluso el estanque de Ivars y Vila-Sana que, con 987 (17%) es la segunda localización en importancia de las comarcas de Lleida, donde se han censado un total de 5.675 patos. El resto de lugares leridanos presenta efectivos muy repartidos, aunque el ánade real representa dos de cada tres ejemplares detectados.

En las comarcas de Barcelona, el número de patos observados en el delta del Llobregat también ha incrementado. En este caso el aumento ha sido de un 6%, sumando un total de 1.677 individuos. La especie más abundante sigue siendo el cuchara (Anas clypeata), ligado a las lagunas litorales, que mantiene una población por encima de los 500 ejemplares. Las medidas de gestión que se han aplicado en el entorno de las zonas naturales explican la reducción de las cifras de estas aves. El ánade real (Anas platyrhynchos) es el que muestra un descenso más acusado en los últimos cinco años, lo que no ocurre con la focha (Fulica atra).

En cuanto a las comarcas de Girona, los fenómenos locales podrían explicar el incremento de patos en el Parque Natural del Montgrí, Medes y Baix Ter. Los más de 4.500 ánades reales detectados marcan un récord absoluto desde que se hacen censos invernantes. Este dato se debe a desplazamientos de poblaciones desde el Parque Natural de los Aiguamolls del Empordà, que ha pasado de los 6.813 ejemplares de ánade real censados en 2015 a 3.343 en 2016. El total de patos observado en los humedales ha pasado de 10.611 en 2015 a 6.612 en enero de este año.

Falta todavía por completar los datos sobre los patos censados en el delta del Ebro, que acoge el 75% de las poblaciones de aves acuáticas de Cataluña.

El análisis de todas las especies censadas durante el mes de enero permite potenciar las herramientas de gestión necesarias para la consolidación de Cataluña como receptora de aves invernantes europeos en un marco de inviernos de climatología variable, que se muestran cada vez más frecuentes.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Categoría: CENSOS

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

ONLINE

Tenemos 65 visitantes y un miembro en Línea

BUSCAR

SÍGUENOS EN:

 

La web Cazaacuaticas.com utiliza cookies propios y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si quiere más información politica de privacidad.

Acepto los cookies de esta web.