Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

Cuando finaliza la temporada de caza de aves acuáticas, empieza otro periodo tan apasionante e importante para los cazadores como la misma caza: el período de reproducción.

Pronto se nos llenan los ojos de jubilo cuando vemos corretear a los primeros retoños por nuestro corral, con un variopinto colorido: reales puros, esmeraldas, hembras blancas, incluso cruces de miñón.

Una buena cría, nos asegura una buena selección posterior de nuestros reclamos, y el éxito en nuestras jornadas de caza.

Una buena selección de canto nos asegura una mayor garantía, cantos y formas de trabajo de los reclamos, ante sus congéneres salvajes, haciendo bajar de los cielos a estos, buscando esa ave que por gracia de los genes tenga ese don sobre los demás.

Esa magia, sin saber discernir porque esta ave en concreto, a la que le hacen más caso que a todas las demás, sin entender porque, pues canta igual, suena igual, pero tiene algo, algo diferente a las demás.

Año tras año, seguiremos buscando este reclamo, que nos baje de los cielos a los díscolos y desconfiados patos, sin saber porque esta sí y las otras no.

Nunca se acaba de aprender.

Ramón A. F. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Categoría: CUIDADOS

ONLINE

Tenemos 35 visitantes y ningun miembro en Línea

BUSCAR

SÍGUENOS EN:

 

La web Cazaacuaticas.com utiliza cookies propios y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si quiere más información politica de privacidad.

Acepto los cookies de esta web.