Valoración del Usuario:  / 10
MaloBueno 

En este artículo intentaremos analizar, las características de la caza del ánade real; como poder diferenciarlo de entre otras especies de vuelo y nocturno, como suele entrar al puesto y a cimbeles, los diferentes comportamientos a razón de las zonas donde los cazamos y en las diferentes épocas.

Es un ave gregaria, en la mayoría de los humedales españoles reside durante todo el año, también son muy ariscos y desconfiados, los ejemplares que no son abatidos a principios de temporada, pronto aprenderán a medir la distancia de tiro, llegando a refugiarse en reservas, ríos o en el mismo mar, hasta que llega la tranquilidad en el acotado. Su gran capacidad de adaptación y la variedad de alimentos son las razones de su numerosa población, que crece cada año.

La franja horaria más aconsejable para cazarlo es al amanecer o al anochecer, es cuando suele realizar sus pequeños desplazamientos, durante el día se agrupa para descansar en lugares tranquilos y por la noche se desplaza a los comederos, normalmente arrozales o cultivos.

Identificación:

El ánade real tiene un vuelo fuerte, rápido, aleteo poco profundo, casi siempre por debajo del nivel del cuerpo, alcanzando una velocidad de 50 a 80 km/h.

Al macho, lo reconoceremos por la cabeza verde azulada, pecho pardo o castaño, collar blanco, cuerpo gris y popa negra, la hembra de colores más apagados en pardo oscuro.

Por la noche lo reconoceremos por su tamaño, es el pato con mayor tamaño de las anátidas, cuando se encuentra volando produce un siseo muy característico con el roce de sus alas con el viento, en el amanecer o en el atardecer, lo oiremos antes de verlo.

El ánade real, según la época del año en la que lo cacemos tendrá diferentes comportamientos:

- A principios de temporada es una animal muy noble, al no estar fogueado, suele entrar muy bien a cimbeles, tras dar varias vueltas a nuestro puesto, tanto en grupo como en parejas o solitarios.

- Avanzada la temporada, se hace muy desconfiado, arisco y desconfiado, suele salir de donde reposa cuando hay calma, y antes de entrar a cimbeles, nos dará 5 o 6 vueltas al puesto hasta que tenga la confianza.

- A final de temporada, ya empieza la época de celo, los patos están emparejados y no van con tanto cuidado, ya que están más pendientes de sus asuntos amorosos y se vuelven más confiados, sobretodo los machos solitarios buscan las hembras para emparejarse.

Los ánades reales también realizan sus rutas migratorias  desde el norte de Europa, hasta la península. Los azulones migratorios son patos muy nobles, es decir, suele realizar entradas muy limpias a cimbeles, tras dar varias vueltas a nuestro puesto, tanto en grupo como en parejas o solitarios.

En la caza del ánade real, el cazador se colocará en las zonas más querenciosas, normalmente en puestos fijos mimetizándose en el terreno, utilizando bocois o tinas utilizará cimbeles de plástico y en su caso cimbeles vivos, con el fin de crear un escenario idóneo, que atraiga a los congéneres salvajes.

 

ÚLTIMOS VÍDEOS

ENLACES

ONLINE

Tenemos 92 visitantes y ningun miembro en Línea

BUSCAR

SÍGUENOS EN:

 

La web Cazaacuaticas.com utiliza cookies propios y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si quiere más información politica de privacidad.

Acepto los cookies de esta web.