Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

Uno de los problemas más difíciles de corregir a un perro de caza, es el miedo a los tiros. Estas conductas normalmente están motivadas por una mala experiencia con dicho ruido.

Hay varios grados de timidez, desde el perro que se estremece quedando paralizado, hasta el perro que desaparece, despavorido a toda velocidad.

¿Cómo evitar estos problemas? La mejor forma de prevenir este problema, es dedicarle unos minutos al perro en los primeros meses de vida.

Graba el sonido de un disparo en un reproductor de música, cuando tienes el cachorro contigo y le pones tan bajo que el perro no se de ni cuenta, no llevarlo al límite sino sobradamente abajo. Así lo dejas repitiendo el sonido una hora.

Al siguiente día le sigues dando ese tratamiento, hasta que logras ponerlo a buen nivel de sonido y el cachorro parece ni enterarse.

Allí está listo a la escopeta, iniciando lejos, siempre a la vista de un pájaro y ya el perro aficionado a ellos y correteándolos.

Es muy importante que las primeras experiencias de caza de nuestro perro con detonaciones de un arma de fuego, pueda asociar este el disparo con la caída de la pieza y el posterior cobro.

Ya veis que evitar el problema, sólo nos llevará muy poco tiempo dedicando a nuestro perro. Si hacemos las cosas bien, muy pronto relacionará el disparo como un estímulo agradable y no tendremos ningún problema.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Categoría: ADIESTRAMIENTO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

ONLINE

Tenemos 82 visitantes y ningun miembro en Línea

BUSCAR

SÍGUENOS EN:

 

La web Cazaacuaticas.com utiliza cookies propios y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si quiere más información politica de privacidad.

Acepto los cookies de esta web.