Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

Los cazadores celebran el 3 de noviembre la festividad de su patrón San Huberto.La historia apunta a que al patrón de los cazadores y al que se le invoca también como protector contra la enfermedad de la rabia, nació en las Ardenas belgas, en torno al año 657 y murió el 30 de mayo de 727, en Tervuren, Bélgica, llegando a ser obispo de la ciudad actual de Maastricht desde el año 705.

Era el día de Viernes Santo cuando se hallaba con su jauría en el monte de las Ardenas. Un hermoso ciervo levantó la jauría; los perros ladraban en su carrera tras el venado, y cuando ya cerca oye los latidos de los animales perseguidores, Huberto se lleva la trompa a la boca para lanzar la fanfarria que animara a los canes.

Y, en aquel momento el majestuoso ciervo, de cornamenta cuajada de candíles, se presenta ante Huberto; el ciervo le mira; el cazador le contempla, gozoso no sabiendo que admirar mas, si a la hermosa cornaménta o el tamaño excepcionál del ciervo.

Los perros han de llegar de un moménto a otro y harán presa de él, pero los perros han enmudecido; los perros no vienen en su seguimiento, el caballo que el cazador monta a quedado como de piedra y el venado queda pasmado, anonadado, cuando ve que entre la gran cuerna del venado se hace un reflejo luminoso en cuyo centro aparece la Cruz de Crísto.

No sale Huberto de su asombro, cuando ve que los perros vienen pausadaménte como humillados, y llegan hasta cerca del ciervo, a cuyos pies se tumban, unos con la lengua afuera, otros con la cabeza en sus patas delanteras.

En aquel momento solemne una voz sobrehumana dice a Huberto: ¿Hasta cuando la pasión de la caza te hará olvidar la salud del Alma? Ve Huberto y conviértete al Cristianísmo o serás precipitado a los infiernos.

Ante aquél misterio el cazador se apea del caballo y posternándose pregunta: Señór ¿qué queréis que haga? Dirígete a San Lamberto, quien te hará conocer mi voluntad, respondió la voz.

En aquel mismo instante el ciervo desaparece y Huberto torna con el caballo de las bridas, seguido de los perros, y en la mente del cazador se fija la idea salvadora de convertirse, de abandonar el mundo para dedicarse de lleno a la oración.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Categoría: NOTICIAS DE CAZA

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

ONLINE

Tenemos 50 visitantes y ningun miembro en Línea

BUSCAR

SÍGUENOS EN:

 

La web Cazaacuaticas.com utiliza cookies propios y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si quiere más información politica de privacidad.

Acepto los cookies de esta web.