Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

Cuando empiezan las primeras lluvias de otoño y después de ver la siega del arroz en Isla Mayor me entran unas ganas horribles de enterrarme vivo hasta el cuello. No tiene nada que ver con el día de los Difuntos. Se trata del inicio de la campaña de caza de acuáticas en las marismas del Guadalquivir y de su forma de practicar este tipo de caza extrema.

Cada año a mi cuñado José Antonio y a mi nos pasa lo mismo. La sangre empieza a hervirnos pensando en la nueva campaña que se avecina. La campaña no empieza cuando las “autoridades” lo marcan en su calendario. Lo hace antes con los preparativos previos.

Como cada año siempre nos coge el toro y tenemos que darnos prisa en preparar los cimbeles, la ropa, cartuchos y los cientos de cosas que te llevas al puesto y nunca usas. Además cada año hay un nuevo invento que probar. Pasa igual que con la mochila del camino de Santiago, que te dices “por si me hace falta”.

La verdad es que es para pensar muy bien lo que te llevas porque estás a unos 30 kilómetros de cualquier civilización.

Como dije es una modalidad de caza extrema ya que se realiza en un agujero que excavas la tarde anterior al día de cacería. Literalmente te entierras hasta el cuello ya que en el agujero, que practicas en el almorrón divisorio entre dos parcelas de arroz fangueadas y con el nivel de agua de unos 30 cms sobre el terreno, tienes que entrar hasta la altura de tus ojos, cuando te sientas en un banquito o latón que colocas en el fondo del foso. Alrededor tuya no hay ningún elemento en el que te puedas camuflar por lo que la única manera es hacia abajo para que los inteligentísimos ánsares no te descubran.

El agujero en el barro se ejecuta a base de pala y tracción sangre. El barro que sacas lo repartes por las tablas para que no se note nada extraño el día de la cacería. Cualquier cosa puede dar al traste todo lo planificado durante varios días.

Antes tienes que recorrer la marisma para detectar a los gansos y ver sus querencias. Los campos con más pájaros son los más solicitados por todos los cazadores, aunque a José Antonio y mi no nos gusta cazar rodeado de mucha gente ya que sin querer unos molestan a otros.

Preferimos situarnos en zonas más tranquilas y hacer las cosas a nuestra manera. Llevamos diez años o más saliendo a cazar juntos y con la mirada sabemos lo que quiere cada uno.

No lo he dicho antes, pero los agujeros los solemos hacer uno junto a otro, separados por un par de metros entre ellos. La distancia justa para darnos algo de puesto a puesto, como puede ser el cubo de achique del agua del agujero, ya que al estar rodeado de agua, siempre filtra por el subsuelo. Por eso llevamos puesto un mono de agua e impermeable.

Cargas el coche de madrugada y te vas al puesto antes de que amanezca. Colocas los cimbeles o los reclamos vivos si los tienes. Es un “gustazo” que de buena mañana, con temperaturas que oscilan entre los 0ºC y los 5ºC, te abofeteen las orejas con los aletazos de los reclamos vivos, que aunque domesticados tienen mucho de salvaje aún y son más efectivos que los cimbres de plástico. Los sitúas delante de los puestos en el agua a una distancia de 10 a 30 metros. Puedes colocar algunos detrás también. De la forma de colocarlos hay cientos de teorías, aunque la verdad que cuando hay pájaros importa poco y cuando hay escasez empezamos a moverlos para intentar que mejore el sistema. Casi nunca funciona pero nos mantiene entretenidos.

Lo mejor, lo que emociona de veras es ver amanecer en la marisma. No tiene precio y no me canso de verlo. A esa hora todo se vuelve mágico. Agudizas el oído y escuchas a kilómetros lo que pasa a tu alrededor. Lo demás no importa.

Brindamos con nuestras petacas de sol y sombra, celebramos un año más de campaña y nos deseamos suerte.

Que sea por muchos años compañero.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Categoría: RELATOS

RELATOS DE CAZA

La sección de Relatos está pensada para cazadores que desean contarnos sus cacerías, anécdotas, momentos inolvidables... Mándenos sus relatos y compártelos con nosotros!!

Publicaremos su relato, si tiene calidad suficiente de inmediato. No olvidar indicar el nombre del autor y el título del relato.

La Administración se reserva el derecho de corregir errores tipográficos, así como el uso de los contenidos o parte de ellos que se le remitan para publicar. 

Enviar relato

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

ONLINE

Tenemos 64 visitantes y ningun miembro en Línea

BUSCAR

SÍGUENOS EN: